Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica y Uruguay intercambiaron experiencias con países europeos para el desarrollo de estrategias de descarbonización para 2050

Salvador de Bahía, Brasil, 20 de agosto de 2019. Cinco países de América Latina se preparan para elaborar sus Estrategias a Largo Plazo para alcanzar economías cero emisiones netas de gases efecto invernadero en el año 2050.

En el marco de la Semana del Clima de América Latina y El Caribe se realizó este martes el “Taller para el intercambio de conocimientos para el desarrollo de las Estrategias a Largo Plazo: Experiencias entre los países líderes europeos y latinoamericanos”.

El evento fue organizado por el Centro de Transparencia de ONU Medio Ambiente y la Alianza UNEP DTU, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), GIZ, y FIAPP, con el apoyo del Programa EUROCLIMA+ de la Unión Europea, y tuvo como finalidad propiciar espacios de intercambio de experiencias y lecciones aprendidas entre países de América Latina y Europa sobre el proceso de elaboración de Estrategias a Largo Plazo hacia la descarbonización de los distintos sectores de la economía mediante un desarrollo sostenible y resiliente.

Alemania, España y la Unión Europea como bloque, compartieron sus experiencias con los representantes de los países latinoamericanos, quienes, además, tuvieron la oportunidad de presentar las áreas priorizadas en sus estrategias, actualizar la línea de base de sus proyectos y compartir puntos de vista sobre el proceso y las necesidades de regionalización de las estrategias. Finalmente, los países en conjunto lograron definir un plan de trabajo y siguientes pasos para la consecución de sus estrategias y la integración de estas.

El propósito de las Estrategias a Largo Plazo es poder visualizar las transformaciones necesarias en la economía de los países para cumplir con la descarbonización y la adaptación al cambio climático en línea con los objetivos globales del Acuerdo de París. Asimismo, son una oportunidad para “comprender los cambios inmediatos de política necesarios para iniciar la transformación y anticipar los costos de transición y remediarlos” (Fay et al. 2015; Vogt-Schilb y Hallegatte 2017; Pathak 2017).

Para el año 2020 los países deberán presentar una actualización de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs, por sus siglas en inglés) que se comprometen a cumplir para alcanzar la meta de 1.5-2°C de temperatura global que plantea el Acuerdo de París. Sin embargo, la agudización de los efectos del cambio climático está llevando a los Estados a incrementar la ambición a la luz de una visión de largo plazo a 2050.

Este taller se encuadra dentro del acuerdo sobre colaboración regional de nivel ministerial para la integración de las Estrategias a Largo Plazo, firmado en la COP24 por Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica y Uruguay. Bajo este acuerdo, los países solicitaron el apoyo técnico del Programa EUROCLIMA+ de la Unión Europea y sus agencias implementadoras, bajo la coordinación del Centro de Transparencia Climática de ONU Medio Ambiente y de la Alianza UNEP DTU para el desarrollo de sus estrategias.

A la fecha 181 partes han presentado sus primeras NDCs y solo 11 países han comunicado sus Estrategias a Largo Plazo (CMNUCC, 2019), incluyendo solamente a México por parte de América Latina.

 

Para mayor información, por favor contacte a:

Unidad de Comunicación para América Latina y el Caribe, ONU Medio Ambiente: noticias@pnuma.org, +507 305-3182.

Estrategias de Descarbonización de Largo Plazo (LTS)

Las estrategias a largo plazo sustentan a las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) que debe presentar cada país y son cruciales para lograr los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. El Acuerdo de París da flexibilidad a los gobiernos para definir sus objetivos nacionales y sus estrategias a largo plazo garantizan que las acciones inmediatas y las políticas a mediano y largo plazo apunten hacia cero emisiones netas (Net-Zero en inglés) para 2050. Esto es vital para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 2° C y lo más cerca posible de 1,5 ° C para finales de siglo con respecto a la era pre-industrial.

Contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC)

Son el núcleo del Acuerdo de París y de la consecución de esos objetivos a largo plazo. Las contribuciones determinadas a nivel nacional encarnan los esfuerzos de cada país para reducir las emisiones nacionales y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Desarrollo de sistemas M&E para la adaptación

In the case of adaptation, the countries have focused their efforts on indicators and platform development, but have not dedicated a high % of resources from their projects to this issue.

Desarrollo de sistemas MRV para la mitigación

Este componente se enfoca en:

  • Mejora del inventario de GEI.
  • Diseño y desarrollo de plataformas de información.
  • Comprensión y coherencia de los sistemas e indicardores de MRV.
  • Contabilidad de las NDC como instrumento esencial para la ambición climática y la transparencia.